2010

Publicado: 3 marzo 2010 de Amado Sosa en Lic. Ubaldo Orozco

Despues de dos meses, el Lic. Ubaldo Orozco Pérez regresa a escribir a este blog, con sus atinadas y objetivas reflexiones. Es tanto el vínculo que tiene el licenciado con el blog, que he creado su propia categoría, en la cual pueden revisar cada uno de sus artículos, desde el 1ero que fue “Discordias”.

Los invito a que los lean, y por qué no, a plasmar sus ideas en la sección de comentarios.

Amado Sosa

Tardó el regreso, pero ya damos comienzo. Recapitulando un poco y sin ánimo de agotar demos una vista a las últimas noticias nacionales que durante los últimos meses del año pasado y los primeros de éste  han ocupado la primera plana de los diarios, sabedores de que siguiendo cada una de ellas nos toparemos con la crisis económica, social y política que parece estrangular al país.

Creciente índice de pobreza y su igual en la acumulación de riqueza en pocas manos; corrupción e ineficiencia gubernamental en todos los niveles; despilfarro, avaricia e ineficiencia en los aparatos electorales y partidarios; más impuestos federales y locales; encarecimiento de bienes y servicios; amago de reforma del poder político legal en riesgo de empantanarse y con inactividad legislativa en otros aspectos en que es necesario legislar, tal la política hacendaria, por la ocupación agobiante que les representa a los legisladores  discutir y la reforma política. Dicen no poder con dos trabajos a la vez. Una mentira común: esta vez la oposición pretende impedir que el gobierno se beneficie con votos futuros de las bondades de la reforma.

Otras noticias más: guerra del ejecutivo con el crimen organizado con bajas civiles, con expediciones punitivas e  inseguridad y el ejército en las calles; inicio de la campaña electoral del 2012, presidente de la República incluido, con posposición de las medidas que requiere el desarrollo del país; elecciones en varios estados de la República, incluido Veracruz, con su cauda de despilfarro, corrupción y espectáculo burdo;  pleito entre el laicismo y las iglesias, principalmente la católica, en materias de vida, aborto y matrimonio homosexual con posibilidad de adopción; alianzas políticas partidarias impensables, balazo a un deportista en un antro y cobertura mediática omnipresente. Inundaciones que muestran la corrupción, imprevisión e incapacidad de las autoridades; la miseria del pueblo y algunas muertes. La no recuperación de los niveles en turismo y remesas. Contrabando. Campeonato en obesidad.

Sigue la impunidad en las muertes de la guardería del IMSS en Hermosillo. Aquí es oportuno señalar la insignificancia de nuestras vidas frente a la irresponsabilidad e impunidad de las autoridades. Reclamaciones a la prensa por su fascinación ante crisis nacional. Muertes violentas de periodistas por el ejercicio de la profesión. Educación sin rumbo que da profesionistas improductivos.

El festejo y los fantasmas son también noticia. Y temor. Celebramos el Bicentenario. 200 años de Independencia y 100 años de Revolución por un lado y la fatalidad de los años terminados en 10 por el otro.  Dos fantasmas y un deseo que no se corresponden con la realidad.  La guerra que Hidalgo empezó no consiguió la libertad pretendida, terminó sin éxito. La Independencia vino de otro movimiento político. Los autores son otros, no los que festejamos. La Revolución, por su parte, no trajo consigo el sufragio efectivo ni la justicia social. Al fin dejó un sistema político asfixiante que todavía hoy se niega a morir. Otro movimiento social fallido.

El mito del movimiento social que nace en los años terminado en 10 es mentira. Los hechos lo demuestran: desde los sesentas del siglo pasado hay guerrillas en este país. Ni las injusticias sociales ni los levantamientos armados para corregirlas escogen años de inicio o término. Las revoluciones se dan cuando las circunstancias las justifican a juicio de los participantes y éstos tienen los medios para hacerlas; no esperan al año terminado en 10. Aparte el crimen organizado, que desde algunos puntos de vista, es un poder y un negocio, puede verse como un movimiento social, domina muchos aspectos de nuestra vida desde antes que comenzara este siglo. Nadie espero al 2010.

¿Qué tenemos para oponer?  Una sociedad civil indecisa, perezosa y fascinada por los espectáculos políticos, pero sabedora de que posee el destino del país.  Hugo Chávez acaba de decirlo, ¿qué les pasa mexicanos?

La solución a realidades y mitos pasa, ya se sabe, por la cámara de diputados. Por recortar los sueldos de éstos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s