La generación del NO

Publicado: 22 marzo 2010 de Amado Sosa en Lic. Ubaldo Orozco

Van más de dos meses de la aparición en diferentes diarios de un desplegado suscrito por mexicanos ilustres pidiendo a amigos legisladores, miembros de la Generación del No, aprobar la propuesta de cambios políticos hecha por el gobierno porque el bloqueo de las fuerzas políticas tiene detenido a México. Preguntan también, ¿trece años de parálisis no bastan?

En el propio desplegado se contiene un breve enunciado de las propuestas detenidas: reelección de diputados y senadores, segunda vuelta en la elección presidencial, iniciativa preferente para leyes secundarias, referéndum para cambios constitucionales y candidaturas independientes.

Es inevitable la pregunta: ¿por qué los senadores y diputados no la aprueban de una vez si les favorece personalmente con la posibilidad de su reelección? Aparece el dedo acusatorio: quizá el problema con las reformas es que por primera vez los beneficiarios son los ciudadanos, no los partidos. Ahí está el enemigo de México, de los ciudadanos: los actuales partidos políticos, que han hecho improductiva nuestra democracia, ésos, los dueños de nuestros legisladores son La Generación del No, son responsables de lo que no ha ocurrido en México. Son responsables de la perpetuación de este presente pobre, injusto, inseguro, miserable y angustiante.

Concluye el escrito exhortando a los legisladores con un mensaje claro: aprueben las reformas y demos inicio al debate de fondo: ¿Qué futuro queremos para México? Esta interrogante se da porque la reforma de la que se habla no es de contenido. Es únicamente la plataforma para abordar las pendientes y necesarias de fondo en los ámbitos económico, social, internacional, jurídico y de seguridad.

La exhortación del final casi coincide con el sentir popular, que generalmente apunta su enojo contra los diputados, señalándolos como los principales responsables de la situación actual de México, pero tiene razón la invitación del desplegado, también los senadores contribuyen eficazmente a la inmovilización legislativa.

Es importante destacar  que firman el documento personalidades de los sectores de la vida política, pública, intelectual, y empresarial, de todo signo, color e inclinación y renuncian a plantear siquiera mejoras a la iniciativa. No es un paquete perfecto, pero es un paquete que pudiera representar el cambio más importante desde 1994, más que la llamada alternancia política. La renuncia a ejercer derechos, la decisión de auto limitarse, y el compromiso y responsabilidad en que se manifiesta no sólo es el cimiento sino también el edificio de la democracia y en general de la vida social, de la vida en común.

Este compromiso, pues se trata de ciudadanos que mantienen todos sus derechos y disponen de foros para hacerse oír, debiera ser correspondido por los legisladores y partidos con una simple aprobación a efecto de que las reformas propuestas siguieran sin contratiempos su trámite para convertirse en compromiso y responsabilidad legal.

Vienen al caso los comentarios porque la petición ciudadana no debe morir, por el contrario ha de circular por todos los medios y durante todo el tiempo que sea necesario. Hasta que sea atendida o desechada de plano por los legisladores. Del resultado final habrá de quedar constancia en nosotros, la sociedad civil.

Hasta ahora la respuesta de los partidos ha sido endilgarnos diferentes farsas que han desviado la atención social que pudo alertarse con el desplegado. Infortunadamente se repite la historia: la fascinación ciudadana por el espectáculo con que nuestros políticos  desquitan sus privilegios. Sainete en vez de reformas. ¿Qué sigue? ¿El compromiso u otra comedia?

En cuanto a los firmantes es de desearse que se mantengan atentos y prestos a ratificar en cada oportunidad  su exhortación y amplíen no sólo su número sino también los sectores involucrados. Pero ellos ya lo saben.   En el espíritu del desplegado se dice el día de hoy NO a la Generación del NO.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s