Día de las madres

Publicado: 18 mayo 2010 de Amado Sosa en Lic. Ubaldo Orozco

Don Puro aprovecha cuando hay. Una pachanga de 3 días lo pone feliz. El sábado le dieron permiso de acabarse dos botellas de vino tinto. Me gusta así, que el día de las madres, caiga en lunes. El sábado celebramos con la palomilla. El domingo comemos fuera, con la familia y el lunes, el mero día, el 10, seguimos en la casa. Tres días de libertad y gozo. Taquiza, barbacoa y pierna de carnero. Y vino, ya le saco la vuelta al tequila. Y habanos. Romeo y Julieta. Churchill. Tres. Uno por día.

Cuando le dije que vivía para comer, beber y fumar, que si no le daba vergüenza, se molestó, pero se aguantó. Y aproveché: nos regañas por hipócrita. Eres igual que todos. Hoy es día de paz y olvido, no lo vas a echar a perder respondió, se retiró y me dejó hablando solo.

Parece otro cuando viene con permiso, no tiene necesidad de ser escuchado. Hasta desvió la conversación cuando se tocó el tema de los hijos. No dio oportunidad de escuchar las opiniones feministas de Cristina, mi esposa. Tampoco agarró partido cuando Alejandro y Noé sacaron a relucir que la competencia desleal estaba arruinado el negocio. Hoy es día de celebración, de pachanga, de libertad y satisfacción, no lo echemos a perder.

No cambia el vejete, dijo mi compadre. Déjalo, contesté, vive todo el año para las fiestas y las vacaciones. Pero ya falta poco para su mensaje. Su segunda botella anda a la mitad. Una copa más y empieza el sermón. Chacho lo lamentó, celebrábamos en su casa. Vete si quieres, yo no puedo, no me tocaba, pero nadie ofreció su casa. O mejor vente, acá en la sala te tengo un tequila que me traje de Arandas. Luego te llevas unas botellas.

Allá fueron por nosotros, el viejo ya se iba y Chacho tenía que despedirlo. Nomás vernos empezó el monólogo. Nos estaba esperando.

Comenzó con loas a la Morenita del Tepeyac, luego ensalzó a todas las madres mexicanas, aunque no sean ya como las nuestras; empezando a llorar hizo un recuerdo cariñoso de su abuelita; de tanto ahogo que agarró no escuché una sola de las palabras que dirigió a su madre difunta. Pensé, serán las mismas del año pasado. Me distraje un segundo y el cambio me tomó por sorpresa, vino una ristra de injurias muy bien dirigidas.

El veterano agarró parejo. No es justo que nuestros poderosos, nuestros dominantes, nuestros ricos, también celebren esta día, ellos no tienen madre, dijo. Y empezó a señalarlos: políticos, burócratas, obispos, banqueros, capitanes de la industria, el comercio y la publicidad, líderes sindicales, capos del crimen organizado, comerciantes de armas, generales. Y no tienen madre porque las nuestras desconocían a sus hijos cuando se dedicaban al daño y a la rapiña; los querían hombres de provecho. Y éstos se dedican al crimen en gran escala. Nada nuevo, me dije.

Bajó y alzó  la voz y se refirió con pompa a nuestras madres, las de gente como nosotros, de clase media, abogados, en primer lugar, contadores, curas, médicos, ingenieros y arquitectos, pequeños empresarios y comerciantes señalando que nadie las celebraba porque no tenían hijos y aquí lo interrumpimos y, ¿nosotros qué? Son huérfanos contestó. Huérfanos, repitió. Estás hablando de nosotros, ¿qué te pasa? ¿Qué te hicimos? ¿Por qué nos ofendes? Intervinieron las esposas. No a un pleito entre amigos. No le hagan caso, está borracho.  A fin de cuentas Lulú, su esposa lo calló. Se te pasaron las copas, estás injuriando a tus amigos. Vámonos. Perdónenlo, no sabe lo que habla. En su juicio es pacífico. Y se lo llevó sin más trámite.

Adolfo mirando que a la botella de vino le sobraban dos copas, dijo que no, que no estaba borracho, sólo muy enojado y sentido con nosotros. Está fingiendo. Halló la forma de reclamarnos, la forma de machacarnos. Siempre lo hace. Cuando lo interrumpimos ya había acabado. Los capitostes no son los culpables de la crisis del país. Nosotros, la gente de a pie, sí. Eso lo dejó claro.

Lo bueno es que sólo nos toca un monólogo. No nos toca aguantarlo hoy ni mañana. Y se metió con muchos. Tendrá que explicarse. Ya con el orden del día de la próxima reunión los de Punta del Este seguimos con el relajo.

Disminución inmediata en un 40% del presupuesto de los congresos federal y estatales, de institutos electorales  y de los partidos políticos.

Anuncios
comentarios
  1. borracho trepando elRellano…

    Trackback a un post related :)…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s