Los amos

Publicado: 17 junio 2010 de Amado Sosa en Lic. Ubaldo Orozco

No le dábamos oportunidad de hablar. Enrique y Adolfo habían iniciado con la situación internacional: muertos pacifistas en altamar frente a Palestina, muerto en la frontera méxico-estadunidense. En ambos casos por obra y gracias de los gobiernos. Siguieron con la desilusión de Colombia.

Los interrumpió  Noé que empezó con el rosario mexicano: candidato amarillo para Quintana Roo con auto de formal prisión por delitos relacionados con el crimen organizado que origina pleito en la cúpula partidaria por el apoyo que el capitoste de los meros amarillos le otorga al ahora detenido. Destrozo vandálico de puerta, una obra de arte e historia, de la SEP, por manifestantes de la CNTE. Avisos comerciales que nos hablan de la generosidad del Grupo Carso, de Carlos Slim. Más del caso Paulette. Anónimo que nos habla de futura impugnación de empresa anónima contra  decisión del gobierno del DF de no seguir adelante con el tranvía en el Centro Histórico.

Se le acababa el aire y venía siendo tiempo de poner sobre la mesa el futbol y a Xavier Aguirre, cuando Chacho el único que no estaba en el acuerdo de dejar sin habla a don Puro intervino con la fortaleza de un jet y nos endilgó correos y archivos de internet de todos colores y sabores. Buen rato después, sin soltar la palabra nos contó de los que le tiran muy duro al gobierno, a los partidos políticos y a éstos mismos. Y a los empresarios más ricos del país también. Les dicen sus verdades, sus mentiras, sus corrupciones, sus raterías y complicidades, su ignorancia, sus relaciones con criminales del pasado y del presente. En suma su injusticia. Ha quedado muy claro: o cambian o dejan el poder. Se los voy a mandar, circúlenlos. Háganlo por México o al menos por sus hijos. Sean responsables. Y soltó una enorme carcajada, ¿cómo te sientes, vejestorio?

Nos quedamos callados de la sorpresa, el vejete había perdido su lugar de predicador, pero encontrado la oportunidad de meterse. Y lo hizo, parecía un animal sediento a punto de desmayo por falta de su agua: hablar.

Niños estudien. Dijo. Para eso tienen sus apuntes. No aquí. En su casa. Hay muchas noticias que ameritan ser comentadas. Y ese es un problema. Nos distraen de lo importante. Por regla general las noticias se refieren a hechos negativos porque venden publicidad; dicho de otra forma porque la gente  compra chismes. No esperen que circulen noticias buenas.

Otro punto, si uno deja de  enterarse de las noticias por una o dos semana y las retoma se da cuenta de que son las mismas. Tenemos tiempo, pues, de platicar sobre ellas. Esperemos.

A ti, Chacho, te agradezco. Es cierto, en internet de todas las formas posibles circulan y están presentes nos sólo los problemas de México, uno de los sobresalientes es el bajo nivel en todo sentido de nuestros políticos, sino las soluciones, que siempre pasan por dar intervención a la sociedad civil, es decir a los de a pie, a los pedestres que somos nosotros, y domar a nuestros capitostes obligándolos a trabajar y a agarrar menos dinero. Pero así no se resuelven problemas porque aquí acaba la actividad.

Problema doble: por un lado existe falta de coordinación: líderes, estructuras, y pocas ideas aceptadas por todos. Y por el otro la gente cree que ya cumplió con descubrir el correo o con circularlo. Y se queda ciudadanamente satisfecha de su conducta como líder de opinión rebelde. Nada más lejos de la verdad. Cierto, nadie puede alegar paternidad ni de las ideas ni de la preocupación por el país. Para fortuna compartida por casi todos los pedestres.

Yo parto del supuesto que nuestros políticos, burócratas y partidarios, son perversos y torpes y de que sobresalen sólo por sus ansías de poder, dinero y exhibición y de que quizá algunos, muy pocos, tengan remedio. Por eso no me cebo con ellos. Lo disfrutan. El problema para la sociedad civil es que nuestros capitostes son generalmente obra nuestra. Salen de nuestras casas.

México es nuestro problema, no es de los capitostes políticos y empresarios. Mientras no lo entandamos y actuemos en consecuencia los políticos seguirán haciendo lo que les conviene. Y lo mismo los empresarios. Y los otros capitostes.

También es cierto que el mundo todo está en crisis, en época de cambio. Eso es una ventaja para nosotros, no un consuelo. Seamos claros no hemos dejado atrás el sistema tricolor, que siguió y sigue enquistado, dicho a manera de ejemplo, en el legislativo, cuyo lema siempre cumplido, desde el 2000 es: no pasarán. Sí es tiempo de los pedestres, pero para usarlo habrá que empezar desde los cimientos. No se puede iniciar por el primer piso. No basta lo que hacemos. Ni los correos electrónicos. Ni artículos o desplegados en los medios. No basta.

Lo aplaudimos por vez primera en su vida, sin darnos cuenta de que seguíamos en la etapa de mandar correos.

Al trabajo. Repito el primer mandamiento según don Puro:

Disminución inmediata en un 40% del presupuesto de los congresos federal y estatales, de institutos electorales  y de los partidos políticos.

LOS AMOS

Ubaldo Orozco

No le dábamos oportunidad de hablar. Enrique y Adolfo habían iniciado con la situación internacional: muertos pacifistas en altamar frente a Palestina, muerto en la frontera méxico-estadunidense. En ambos casos por obra y gracias de los gobiernos. Siguieron con la desilusión de Colombia.

Los interrumpió  Noé que empezó con el rosario mexicano: candidato amarillo para Quintana Roo con auto de formal prisión por delitos relacionados con el crimen organizado que origina pleito en la cúpula partidaria por el apoyo que el capitoste de los meros amarillos le otorga al ahora detenido. Destrozo vandálico de puerta, una obra de arte e historia, de la SEP, por manifestantes de la CNTE. Avisos comerciales que nos hablan de la generosidad del Grupo Carso, de Carlos Slim. Más del caso Paulette. Anónimo que nos habla de futura impugnación de empresa anónima contra  decisión del gobierno del DF de no seguir adelante con el tranvía en el Centro Histórico.

Se le acababa el aire y venía siendo tiempo de poner sobre la mesa el futbol y a Xavier Aguirre, cuando Chacho el único que no estaba en el acuerdo de dejar sin habla a don Puro intervino con la fortaleza de un jet y nos endilgó correos y archivos de internet de todos colores y sabores. Buen rato después, sin soltar la palabra nos contó de los que le tiran muy duro al gobierno, a los partidos políticos y a éstos mismos. Y a los empresarios más ricos del país también. Les dicen sus verdades, sus mentiras, sus corrupciones, sus raterías y complicidades, su ignorancia, sus relaciones con criminales del pasado y del presente. En suma su injusticia. Ha quedado muy claro: o cambian o dejan el poder. Se los voy a mandar, circúlenlos. Háganlo por México o al menos por sus hijos. Sean responsables. Y soltó una enorme carcajada, ¿cómo te sientes, vejestorio?

Nos quedamos callados de la sorpresa, el vejete había perdido su lugar de predicador, pero encontrado la oportunidad de meterse. Y lo hizo, parecía un animal sediento a punto de desmayo por falta de su agua: hablar.

Niños estudien. Dijo. Para eso tienen sus apuntes. No aquí. En su casa. Hay muchas noticias que ameritan ser comentadas. Y ese es un problema. Nos distraen de lo importante. Por regla general las noticias se refieren a hechos negativos porque venden publicidad; dicho de otra forma porque la gente  compra chismes. No esperen que circulen noticias buenas.

Otro punto, si uno deja de  enterarse de las noticias por una o dos semana y las retoma se da cuenta de que son las mismas. Tenemos tiempo, pues, de platicar sobre ellas. Esperemos.

A ti, Chacho, te agradezco. Es cierto, en internet de todas las formas posibles circulan y están presentes nos sólo los problemas de México, uno de los sobresalientes es el bajo nivel en todo sentido de nuestros políticos, sino las soluciones, que siempre pasan por dar intervención a la sociedad civil, es decir a los de a pie, a los pedestres que somos nosotros, y domar a nuestros capitostes obligándolos a trabajar y a agarrar menos dinero. Pero así no se resuelven problemas porque aquí acaba la actividad.

Problema doble: por un lado existe falta de coordinación: líderes, estructuras, y pocas ideas aceptadas por todos. Y por el otro la gente cree que ya cumplió con descubrir el correo o con circularlo. Y se queda ciudadanamente satisfecha de su conducta como líder de opinión rebelde. Nada más lejos de la verdad. Cierto, nadie puede alegar paternidad ni de las ideas ni de la preocupación por el país. Para fortuna compartida por casi todos los pedestres.

Yo parto del supuesto que nuestros políticos, burócratas y partidarios, son perversos y torpes y de que sobresalen sólo por sus ansías de poder, dinero y exhibición y de que quizá algunos, muy pocos, tengan remedio. Por eso no me cebo con ellos. Lo disfrutan. El problema para la sociedad civil es que nuestros capitostes son generalmente obra nuestra. Salen de nuestras casas.

México es nuestro problema, no es de los capitostes políticos y empresarios. Mientras no lo entandamos y actuemos en consecuencia los políticos seguirán haciendo lo que les conviene. Y lo mismo los empresarios. Y los otros capitostes.

También es cierto que el mundo todo está en crisis, en época de cambio. Eso es una ventaja para nosotros, no un consuelo. Seamos claros no hemos dejado atrás el sistema tricolor, que siguió y sigue enquistado, dicho a manera de ejemplo, en el legislativo, cuyo lema siempre cumplido, desde el 2000 es: no pasarán. Sí es tiempo de los pedestres, pero para usarlo habrá que empezar desde los cimientos. No se puede iniciar por el primer piso. No basta lo que hacemos. Ni los correos electrónicos. Ni artículos o desplegados en los medios. No basta.

Lo aplaudimos por vez primera en su vida, sin darnos cuenta de que seguíamos en la etapa de mandar correos.

Al trabajo. Repito el primer mandamiento según don Puro:

Disminución inmediata en un 40% del presupuesto de los congresos federal y estatales, de institutos electorales  y de los partidos políticos.LOS AMOS

Ubaldo Orozco

No le dábamos oportunidad de hablar. Enrique y Adolfo habían iniciado con la situación internacional: muertos pacifistas en altamar frente a Palestina, muerto en la frontera méxico-estadunidense. En ambos casos por obra y gracias de los gobiernos. Siguieron con la desilusión de Colombia.

Los interrumpió  Noé que empezó con el rosario mexicano: candidato amarillo para Quintana Roo con auto de formal prisión por delitos relacionados con el crimen organizado que origina pleito en la cúpula partidaria por el apoyo que el capitoste de los meros amarillos le otorga al ahora detenido. Destrozo vandálico de puerta, una obra de arte e historia, de la SEP, por manifestantes de la CNTE. Avisos comerciales que nos hablan de la generosidad del Grupo Carso, de Carlos Slim. Más del caso Paulette. Anónimo que nos habla de futura impugnación de empresa anónima contra  decisión del gobierno del DF de no seguir adelante con el tranvía en el Centro Histórico.

Se le acababa el aire y venía siendo tiempo de poner sobre la mesa el futbol y a Xavier Aguirre, cuando Chacho el único que no estaba en el acuerdo de dejar sin habla a don Puro intervino con la fortaleza de un jet y nos endilgó correos y archivos de internet de todos colores y sabores. Buen rato después, sin soltar la palabra nos contó de los que le tiran muy duro al gobierno, a los partidos políticos y a éstos mismos. Y a los empresarios más ricos del país también. Les dicen sus verdades, sus mentiras, sus corrupciones, sus raterías y complicidades, su ignorancia, sus relaciones con criminales del pasado y del presente. En suma su injusticia. Ha quedado muy claro: o cambian o dejan el poder. Se los voy a mandar, circúlenlos. Háganlo por México o al menos por sus hijos. Sean responsables. Y soltó una enorme carcajada, ¿cómo te sientes, vejestorio?

Nos quedamos callados de la sorpresa, el vejete había perdido su lugar de predicador, pero encontrado la oportunidad de meterse. Y lo hizo, parecía un animal sediento a punto de desmayo por falta de su agua: hablar.

Niños estudien. Dijo. Para eso tienen sus apuntes. No aquí. En su casa. Hay muchas noticias que ameritan ser comentadas. Y ese es un problema. Nos distraen de lo importante. Por regla general las noticias se refieren a hechos negativos porque venden publicidad; dicho de otra forma porque la gente  compra chismes. No esperen que circulen noticias buenas.

Otro punto, si uno deja de  enterarse de las noticias por una o dos semana y las retoma se da cuenta de que son las mismas. Tenemos tiempo, pues, de platicar sobre ellas. Esperemos.

A ti, Chacho, te agradezco. Es cierto, en internet de todas las formas posibles circulan y están presentes nos sólo los problemas de México, uno de los sobresalientes es el bajo nivel en todo sentido de nuestros políticos, sino las soluciones, que siempre pasan por dar intervención a la sociedad civil, es decir a los de a pie, a los pedestres que somos nosotros, y domar a nuestros capitostes obligándolos a trabajar y a agarrar menos dinero. Pero así no se resuelven problemas porque aquí acaba la actividad.

Problema doble: por un lado existe falta de coordinación: líderes, estructuras, y pocas ideas aceptadas por todos. Y por el otro la gente cree que ya cumplió con descubrir el correo o con circularlo. Y se queda ciudadanamente satisfecha de su conducta como líder de opinión rebelde. Nada más lejos de la verdad. Cierto, nadie puede alegar paternidad ni de las ideas ni de la preocupación por el país. Para fortuna compartida por casi todos los pedestres.

Yo parto del supuesto que nuestros políticos, burócratas y partidarios, son perversos y torpes y de que sobresalen sólo por sus ansías de poder, dinero y exhibición y de que quizá algunos, muy pocos, tengan remedio. Por eso no me cebo con ellos. Lo disfrutan. El problema para la sociedad civil es que nuestros capitostes son generalmente obra nuestra. Salen de nuestras casas.

México es nuestro problema, no es de los capitostes políticos y empresarios. Mientras no lo entandamos y actuemos en consecuencia los políticos seguirán haciendo lo que les conviene. Y lo mismo los empresarios. Y los otros capitostes.

También es cierto que el mundo todo está en crisis, en época de cambio. Eso es una ventaja para nosotros, no un consuelo. Seamos claros no hemos dejado atrás el sistema tricolor, que siguió y sigue enquistado, dicho a manera de ejemplo, en el legislativo, cuyo lema siempre cumplido, desde el 2000 es: no pasarán. Sí es tiempo de los pedestres, pero para usarlo habrá que empezar desde los cimientos. No se puede iniciar por el primer piso. No basta lo que hacemos. Ni los correos electrónicos. Ni artículos o desplegados en los medios. No basta.

Lo aplaudimos por vez primera en su vida, sin darnos cuenta de que seguíamos en la etapa de mandar correos.

Al trabajo. Repito el primer mandamiento según don Puro:

Disminución inmediata en un 40% del presupuesto de los congresos federal y estatales, de institutos electorales  y de los partidos políticos.

Anuncios
comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s