A la carga

Publicado: 27 julio 2010 de Amado Sosa en Lic. Ubaldo Orozco

Respondí a la voz de don Puro: una copa en tu casa, a la una y media. Fui puntual. Estas sesiones de media semana, solos tú y yo,  saldrán mejores. De acuerdo: ven y acepta un vaso de buen vino. O mejor dos, uno por mi cuenta. Ya ves, Lulú no me permite ningún gusto.

Mientras saboreo un vino mexicano lo escucho y tomo nota. Tema: el SME. Perdió hace mucho. Sólo faltaba que un presidente se decidiera y acabara con el solo poder de su firma con la Compañía de Luz, empresa cara y mala, y con su sindicato, al que todos temían y sabían corrupto, poderoso, y privilegiado injustamente pues nos costaba, a cada mexicano, bastantes pesos por cabeza.

Como los líderes sindicales no creyeron que el presidente se echaría encima la bronca se pusieron a dormir la siesta como Santana y como a éste les ganaron la batalla sin pelearla; la toma física de la empresa se dio en sana paz. Ningún partido se puso del lado del SME por dos motivos principales: una la ley le da la razón al ejecutivo y dos la gente no sentía, ni siente, simpatía alguna por el sindicato ahora extinto.

Pero el SME, o mejor dicho sus restos,  no se dio por vencido y lucha con todos los medios a su alcance. Al principio, en el 2009, su líder arengó a todos los que quisieran oírle, con un estandarte de la Virgen de Guadalupe por bandera como iniciando el tercer gran movimiento social mexicano, pero imitando más bien a Fox en vez de a Hidalgo. De ahí se siguió una campaña, cuyo contenido de violencia medida para exasperar tanto a la ciudadanía como a las autoridades federal y del DF consiste, según aceptación general en marchas que interrumpen el tráfico e impiden a la gente de todas las clases sociales el desarrollo de sus actividades ordinarias, sabotajes en las actividades de la CFE, único prestador legal del servicio público de energía eléctrica y el empleo de violencia contra personal de la Comisión. Una campaña ilegal por donde se mire.

Desde luego el SME concurrió a otro tipo de lucha no violenta: pintas, inserciones pagadas, paleros en los medios, plantones con huelgas de hambre, impugnación del decreto de extinción en la Corte. Como era de esperarse ésta decidió que la razón asistía al ejecutivo y sólo a él. El decreto de extinción vale sin cambiarle una sola coma.

El SME continúa batallando, ahora en las cámaras, contra la Corte. Y en tribunales y vías de hecho contra la Comisión Federal de Electricidad; quiere que los recontrate. Esto sin dejar de batallar con el ejecutivo federal y contra la autoridad. Tampoco aquí habrá de piña. En los hechos, pero legalmente, se trataba de acabar con un privilegio injusto: el beneficio injusto de muy pocos y el perjuicio de los más. Y qué bueno, aunque haya un pero monumental por su tamaño y sobre todo por su injusticia.

Según cuentan, algunos huelguistas ya en estado de debilidad de extrema por el hambre seguirán en ella hasta fallecer porque el SME anda en busca de mártires que las autoridades, no sólo las federales ya se dijo,  se han negado a proporcionarles. Algunas malas lenguas dicen que todo es faramalla, que los huelguistas gozan de cabal salud como los muertos del Quijote porque disfrutan diariamente de una sana dieta. Y hacen comparaciones con casos recientes. Mírales  las manos, me dijeron. Pero no voy a comentar esto.

Muy bueno que los integrantes del SME pierdan sus privilegios injustos a favor del bienestar general, pero que pasó cuando los grandes empresarios del país sintieron amenazados sus ingresos por impuestos, dizque nuevos: amenazaron, y con toda seguridad ya cumplieron, con impugnarlos en tribunales. Y con la certeza de tener éxito. Ése es el problema, contra esto debería el SME luchar. Y todos los mexicanos. Hay que combatir los privilegios injustos, más cuando son detentados por poderosos cuya razón única es el poder.

Pareciera ser, para un ignorante como yo, que para conservar las injusticias y privilegios basta con tener buenos licenciados. Abogaducho. Y lo que más se ve: con fuerza se mantienen las injusticias y privilegios. Nadie cede a voluntad, ¿qué te pareció el gol? Te estoy dando clases de derecho. Sólo reí. Bueno el exabrupto. Pero un buen abogado tiene mucho de donde cortar.

En primer lugar dos vasos gratis de buen vino, en segundo lugar mis vacaciones. Como abogado tomo dos semanas de vacaciones a fines de julio y principios de agosto. Y lo dejé levantado de los pelos como había quedado después jalárselos él mismo. Alcancé a oír: hay mucho que comentar, el loquito de Venezuela, las vergüenzas del IFE, candidaturas ciudadanas… Lector, te agradezco considerar favorablemente, uso leguaje abogadil, mi ausencia por vacaciones.

Disminución inmediata en un 40% del presupuesto de los congresos federal y estatales, de institutos electorales  y de los partidos políticos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s