Mandamientos

Publicado: 26 agosto 2010 de Amado Sosa en Lic. Ubaldo Orozco

A nadie importa el llamado bicentenario. Ni el crimen organizado. Ni la Corte. Ya estamos en plena batalla para el 2012. La reforma política puede dormir en paz. Los azulatos y los amarillejos ya echan ojos a la sociedad civil para robarle candidatos. Destapes. Acuerdos. Rencores y pleitos partidarios.  Ajustes en el Gabinete. Campañas sin máscara. Alianzas probables. Que siempre no. Profecías.

El último dato que confirma que el país perderá más de dos años por enfrascarse en política: el tiranillo del Caribe recobra su chorro verbal para convertirse en jefe de campaña de un precandidato. Dice a la presunta izquierda mexicana. A los meros buenos, a los que se merecieron su explicación de por qué había asilado a Ahumada y ahora se arrepentía.  No votéis por el jefe de Gobierno de la Ciudad de México. No se hagan bolas, el candidato es otro.

El viejano me había llamado. Pásate antes por la casa. Dos copas de vino. O más, las que gustes. Me imaginaba por qué. Su furia con el tiranillo cubano. Nos traicionó. Todas las mañanas escuchábamos y leíamos ilusionados en el Excélsior de su avance sobre la Habana. Y todo terminó en que se desenmascaró: quitó a Batista para quedarse él. Ahora me alegro de que haya sobrevivido porque tengo la oportunidad de hablar sobre él.

El dictador es un derrotado. Un amargado, no por anciano sino porque su vida fue un fracaso: convirtió a Cuba en miseria y prisión. Y muerte. Y ahora descubro su mayor fracaso: Dios Nuestro Señor, en su infinito poder no le dio la gracia de ser mexicano. Por eso se pasa la vida apuñalando a México. Bendito Fox: comes y te vas. Gracias por haberlo dicho (tanto la mención a Dios como a Fox son textuales, digo porque don Puro es casi ateo y de izquierda desaforada según su dicho)

Se echó otro mensaje. A los empresarios nacionalistas: en nuestro México podrán seguir haciendo negocio. Señores empresarios nacionalistas a nosotros nos basta y sobra con su ayuda para que los mexicanos nos escuchen y aplaudan. No es mucho lo que se les pide. Es que  los gringos se equivocaron conmigo: no me regalaron una televisión y por eso me volví en su contra. Como hago otra vez contra México; le debemos mucho. Los gringos no tenían buenas intenciones.

Lo interrumpí, hay mucho de qué hablar. A un fracasado y amargoso, coincido en la calificación que dio don Puro, basta con reconocerlo como tal. Desde luego sería mejor que Cuba nos pagara.  Guardo para la próxima mucho de lo que el veterano dijo pues el viejano quedó de explicar como se da cumplimiento al cuarto mandamiento. Primero lo repitió:

La sociedad civil ha de mantener el control del sueldo de los diputados.

Como sabes los políticos siempre montan en el lomo de un venado. En busca de más poder. Alcánzalos si puedes. Pero sí hay una forma de detenerlos: retenerles los centavos. No se mueven de donde están. Ahí se quedan. Y de eso se trata, de que por ganar centavos se pongan a trabajar. A legislar para el bien de México. A autorizar gasto y programas para el bien de México. Sólo de eso se trata.

Del sueldo que les quede a los legisladores, después de bajárselos como ya dije, sólo ha de pagárseles el 60%. El restante 40 ha de pagárseles sólo si hicieron bien su trabajo y así lo deciden los votantes. Y para no hacer más gastos en campañas ni cosas por el estilo propongo que junto con elegir nuevos diputados, senadores, y presidentes cuando corresponda, se vote por distribuir ese 40%. CERO si actuaron como los de ahora: sin legislar las reformas cuya falta hace crisis nacional, pero si aprobando presupuestos para engrosar sus bolsas. Una tercera parte si actuaron regular. Dos terceras partes si actuaron bien. Y tres terceras partes si actuaron sobresalientemente bien.

Propongo que el sobrante, que siempre lo habrá, se use para disminuir la carga de nuestros impuestos. Sólo a eso. Puse el dedo sobre una llaga: los senadores no votan el presupuesto. No te preocupes: una de las primeras medidas de los diputados será la desaparición del Senado. Te lo juro y lo celebro.

Y qué bueno que aquí ya salió otro mandamiento, pero lo vemos con tus amigos… recordemos el primer mandamiento.

Disminución inmediata en un 40% del presupuesto de los congresos federal y estatales, de institutos electorales  y de los partidos políticos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s