Con la Iglesia hemos topado

Publicado: 31 agosto 2010 de Amado Sosa en Lic. Ubaldo Orozco

Lulú me regañó, dice que no debo rebajarme al nivel de cualquiera. Que ya debo entender que soy un hombre público y ser cuidadoso con lo que digo. Y sí me detuvieron en plena calle. Uno para hablar bien de Castro por ser un adalid antinorteamericano y luchador por el bien último de la humanidad y reclamarme el uso de mi lenguaje proyanqui. Otro mi lenguaje de segunda clase, populachero, con ganas de ganar lectores. Y tienen razón: quién te lea puede reclamarte cuantas veces quiera.

El vejete siguió su perorata con tristeza. Lulú insistió: deja que los políticos se arreglen entre ellos, son del mismo partido, y no te andes diciendo de izquierda porque eres de derecha. Me dolió su incomprensión y más cuando me llamó izquierdista de banqueta, de esos que nomás dicen ser de izquierda para tapar sus ideas dictatoriales y contentan con hablar. Nunca le he ganado una.

Bueno acabemos con los estertores que nos echó encima Castro el viejo. Obrador le sacó la vuelta con diplomacia. No dejó que se le montara. Bien hecho. No tiene por que llevar encima carga inútil. Ojalá entendamos también que en las elecciones del 2006 no hubo complot ilegal. Aparte ni modo que los enemigos conspiren para favorecer al rival. Tampoco hubo fraude. Ganó el que más voto obtuvo. Los otros perdieron. Azulatos (y empresarios) y amarillejos cometieron por igual ilegitimidades que se anularon entre sí y que además no determinaron el sentido del voto popular.

En resumen: la gente no está para hablar bien de nosotros sino de ella misma y hay que saber perder.

La Suprema Corte decidió que sí, que los matrimonios homosexuales sí pueden adoptar niños. Y se le vino el mundo encima. Don Puro había cambiado de tema sin dar oportunidad de presentar reclamaciones ante sus afirmaciones anteriores. El cardenal de Guadalajara acusó a los ministros de estar maiceados por Marcelo Ebrard. Los acuso de estar acabando, en esencia, con el matrimonio cristiano. Pero la Corte no hace leyes. Para eso están los congresos y los ejecutivos. La Corte sólo interpreta y no tenía de otra. La ley ordena que los matrimonios heterosexuales y homosexuales tengan el derecho de adoptar. La Corte interpreta la ley de acuerdo a la ley misma, no de acuerdo a la conciencia de los ministros o de los cardenales. Ni siquiera conforme a la de los mexicanos. La Corte actuó bien, pero le toca recibir los palos.

En primer lugar porque no se entiende su función. En segundo por el desprestigio fresco que conserva por haberse metido sin razón ni éxito en caso de la Guardería ABC de Hermosillo. En tercero por declaraciones infelices de algunos de sus miembros. En cuarto  por haber caído en la trampa que les tendió el Cardenal de Guadalajara. Ojalá todo termine en el extrañamiento que le hicieron y no se les ocurra iniciar procedimiento legal alguno. En quinto lugar porque su prestigio nunca ha sido mucho. Y ultimadamente porque los mexicanos rechazamos la adopción de niños a llevarse a cabo por matrimonios homosexuales.  Las encuestas de todo tipo son claras.

Ya se embarcó en pleito que parece perdido, sea cual fuere el resultado, el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México. Demandó al cardenal Sandoval Iñiguez por sus declaraciones del maiceo a los ministros de la Corte. Quizá no tenía otro camino por razones de futuro político,inmediato, personal. O su partido. Les llueve sobre mojado. Por eso de los matrimonios homosexuales el arzobispado de México pide a sus fieles no votar por los amarillejos. Luego el de Guadalajara sale con sus dicharachos. Y de pronto la Iglesia Católica ha retomado su lugar prominente y encabeza no sólo a los católicos sino que a todos los que se oponen sea la causa que fuere a los amarillejos y sus leyes de tolerancia.

El jefe de Gobierno ya había provocado a la Iglesia cuando señaló tajante que no procedía la excomunión cuando se votó la ley que permite el aborto. Eso no lo puede decir un seglar, sea periodista, analista  y mucho menos un gobernante. Por esto y más razones como los escándalos de pederastia, dineros y otras corrupciones la Iglesia Católica no tenía tampoco otro camino. Ahora tiene liderazgo, causas, persecución, víctimas, chivos expiatorios y batallas que a la larga ganará, pues está actuando conforme a la naturaleza humana.

También pierden  los periodistas, analistas y comentaristas: los sacerdotes de la nueva verdad revelada, la religión de los derechos humanos, y claro sus monjes: las organizaciones no gubernamentales. La gente se pregunta el porqué la gran mayoría ha de someterse a las minorías. Y córtale que luego sigo. El ancianete sí habló sin interrupción alguna. Y para cerrar, expresó victorioso,  estoy estudiando derecho. Ya no me necesita, pensé y para no contradecirlo al señalo junto con él:

Disminución inmediata en un 40% del presupuesto de los congresos federal y estatales, de institutos electorales  y de los partidos políticos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s