Dinero y más ángeles

Publicado: 16 septiembre 2010 de Amado Sosa en Lic. Ubaldo Orozco

Te decía, sentenció don Puro, que éste es un país muy rico. Tanto que tiramos dinero. Ve lo que gastamos en saturar con él a legisladores, partidos y elecciones. Casi  nomás trabajamos para eso. Y te repito los ricos no son sólo los avaros sino también los gastalones. Tenemos clases sociales cuya única función es tomar sin descanso lo que con nuestro esfuerzo logramos. Y para cumplir con la tarea te doy, hijo mío, mi mandamiento de hoy:

Elecciones locales y federales simultáneas. Cada tres años.

No puede un país gastar dinero público en campañas políticas electorales permanentes. Cualquiera se arruina. Hasta este millonario que se llama México.

Oye, viejo. Leí que un partido pretende, en reforma constitucional, establecer la revocación del mandato presidencial, el referéndum y el plebiscito.  Tú estás en contra, te asemejas a los que sólo recuerdan con nostalgia el pasado. Eres un retrógrado. Un dinosaurio.

También tú caes en la trampa. Al igual que los que creen que la solución para tener un régimen presidencial legitimado y fuerte es la segunda vuelta electoral. Ni siquiera garantiza un margen diferencial mayor entre los dos competidores finales. Todas estas cosas son novedades, modas para que políticos y socios nos saquen más dinero. Imagínate el tamaño del festín: 6 años de campaña. Y luego otros 6. Y otros 6. Quizá entonces los que queden sí puedan acabar con México.

Todo esto vino para ver en funciones a otro poder que debiera enfrentar al crimen organizado, pero que parece no hacerlo: los partidos políticos y sus capitostes están más interesados en obtener, ejercer y conservar el poder que en servir a quienes los mantienen. A aquellos de cuya bolsa comen. Está bien que busquen el poder por sí mismo y que nos den tristes espectáculos, aunque resulten onerosos. Pasa. Pero deberían, además,  estar atentos a las necesidades del país, nuevas y antiguas, y trabajando para satisfacerlas. Instruyendo y capacitando a sus legisladores.

¿Qué hacen partidos y capitostes cuanto a la lucha contra el hampa, una de las caras del diablo? En el mejor de los casos entorpecer el combate. Se dejan seducir, penetrar; critican, demeritan, lamentan, condenan, se regodean en los fracasos, no proponen algo concreto y menos apoyan. Hágase la voluntad de Dios en la milpa de mi compadre.

Los legisladores no cumplen sus funciones, entre otras por una razón muy sencilla: deben su cargo a los partidos y sus capitostes y a ellos sí les cumplen. No se deben al pueblo, a la sociedad civil, y por eso legislan sin tener en cuenta sus intereses.  Pero sí son efectivo en los fines de sus dueños y prorrogan el estado de la situación con una variante: a veces amarillejos, a veces tricolorianos y a veces azulatos. Pero lo mismo.

Y no cambio de opinión. Las alianzas políticas son lícitas y legales.  Podrán ser inmundas y vergonzantes para la sociedad civil, pero no para un político. Que nadie cante victoria, los tricolorianos tienen muchas armas todavía. Y desuniones. Los aliados mucho tiempo y capitostes para descubrir que no lo son. Y armas claro. Y lo peor la que tiene la respuesta a cualquier situación, la sociedad civil, duerme sin usar el arma más efectiva que tiene: su dinero.

Esto viene a cuento porque de haberse convenido al inicio del sexenio el país ya hubiera cambiado. Pero no. Los amarillejos decidieron castigarnos por no haber electo a su candidato y trabajaron con efectividad por la parálisis de México. Misión cumplida.  Y si a esto le agregas que los tricolorianos sólo dejaron pasar medio reformas que no reforman tienes 12 años perdidos. En el sexenio anterior los rivales de los azulatos apostaron por el fracaso de éstos. 12 años de mantener este México injusto para satisfacer a unos capitostes políticos, que son nuestros carceleros.

Los poderes legales en un estado debieran coincidir en un solo fin: el beneficio de la sociedad. No es nuestro caso. Por eso los poderes ilegales crecen y disponen y nos amenazan de muerte, y a veces cumplen. No he acabado. Tampoco justifico a los azulatos, líbreme Dios. Ya habrá tiempo.

Para adelantar. Corre el cuento de que La Barbie se entregó. Que no hubo operativo. Otro ataque al poder del estado, al poder de los buenos. Total ya estamos en campaña. Pero párale para que respetes tu espacio y el tiempo de tus lectores. Y qué bueno que no están tus amigos, no me molestan con sus pullas.

Disminución inmediata en un 40% del presupuesto de los congresos federal y estatales, de institutos electorales  y de los partidos políticos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s