Los ángeles duermen

Publicado: 20 septiembre 2010 de Amado Sosa en Lic. Ubaldo Orozco

Don Puro llegó dando órdenes. Lean los apuntes que les entrega Enrique, lo que publicó el licenciado hace unos días. Como se aplicaron puntualmente, lo que no había creído, me da tiempo de comentar algunas nuevas.

Lulú mejora, pero don Puro no quita la tristeza y el susto de su semblante. Es ensimismamiento protesta. Pero a leguas se nota que el viejo tiene mucho miedo de quedarse solo. Puede estar en paz por años. A su esposa el doctor sólo le recetó tranquilidad, ejercicio y privaciones. En cuanto a lo primero bastará con que sus hijos no la atosiguen con problemas y el viejo recobre el buen talante; que lo demás es cosa de disciplina y le sobra a la señora.

La familia ya se comprometió a dosificarle la información. Porque a las madres es casi imposible ocultarles lo que nos pasa y ellas necesitan la seguridad de saberse útiles.

Solemne empezó don Puro su sermón. Repito mi quinto mandamiento para que no se olvide: Elecciones locales y federales simultáneas. Cada tres años.

Procedo a explicarme. Es correcto que todos los Estados paguen el costo de sus elecciones, lo que no es correcto es que paguen el costo de sus partidos y sueldos de sus capitostes, operadores y activistas. Que lo paguen sus socios. Y dueños. Tampoco es válido que la política no dé respiro al trabajo sea impidiéndolo u hostigándolo y robando su producto. Cada elección local parece ser federal, pues no sólo consume los recursos propios, por decirles de alguna manera, sino los de todos los demás estados. Fluyen los recursos de muchos estados a uno solo. Legales e ilegales. Y a destinarse a socios, políticos y comerciales, y migajas a la clientela. Dicho de otra forma en corrupción en mayor y menor escala. Es un gasto inmoral.

Los recursos humanos se usan inmoralmente. Los capitostes de los partidos, candidatos eternos, operadores y activistas andan en campaña federal permanente.

Con recursos propios de los ciudadanos que no del Estado y menos de los partidos. Los capitostes hacen política grande: es decir señalan en plena campaña el rumbo del país: se promueven y hablan como poseedores de la verdad eterna que quisieran tener para que no se les acabe la cuerda, y entorpecen, así, el trabajo de la burocracia cuyo tiempo se agota en atenderlos. .

Si los partidos y los políticos no se alían con el gobierno para combatir la inseguridad no es porque estén del lado de los malos sino más que nada porque no tienen tiempo siquiera de saber dónde están los buenos para defenderlos.

Intervino Enrique prudentemente. Viejo, ¿no es tu enseñanza de la que fluye inútilmente en internet? Tienes razón, el mundo de internet parece agotarse en sí mismo. Consumirse. Los internautas sueltan sus dichos, propios o ajenos, y sus cadenas y creen que ya cumplieron. Se sienten buenos ciudadanos y merecedores de respeto y halago de sus pares, pero no hay de piña. Más bien se revela el problema de la sociedad civil: la insuficiencia en el cumplimiento en los deberes que tiene. La sociedad civil es la parte principal del problema. Como lo son los internautas que son sociedad civil. Pero, por un lado esto ya se los había dicho, y por el otro es adelantarnos un tanto.

Ni internet ni la denuncia son suficientes. E insuficiente sería yo mismo si sólo me concreto a dictarle al licenciado y a enseñarlos a ustedes. No es mucho lo que una persona aislada puede hacer, pero hago lo que está a mi alcance. Una simpleza por ejemplo: propongo y no maldigo, quizá me he sobrepasado con políticos y legisladores, quizá yo parezca más ofensa que propuesta seria y en eso he de tener cuidado. A quienes fueron en otro tiempo sociedad civil, a los diputados que ya discuten el presupuesto para el 2011 les recuerdo que no es el destino de México el que está en sus manos sino México mismo. Ahora tienen en sus manos la oportunidad de ser grandes. O pequeños según su decisión.

Repito con gusto mi primer mandamiento. Una pequeña píldora fácilmente tragable para quienes aman a México. Un tratamiento sencillo que sólo requiere de la voluntad de nuestros diputados federales:

Disminución inmediata en un 40% del presupuesto de los congresos federal y estatales, de institutos electorales y de los partidos políticos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s