De fiesta

Publicado: 22 septiembre 2010 de Amado Sosa en Lic. Ubaldo Orozco

El viejano sólo se acercó por una olla de pozole para llevar a su casa, a la convaleciente, pero se entretuvo con su monserga de siempre: molestarme como representantes de la sociedad civil. Sin más se soltó. Que el grito presidencial del bicentenario fue un éxito, que fue un dispendio, que fue un puentazo, que no hay nada que celebrar, que fue un espectáculo nunca visto, mejor que las Olimpíadas de China, que el ejército tenía tomado al país, que había miedo del narco en las calles, pan y circo… si se gasta para fiesta malo. Si se es austero también.

No hay forma de darle gusto a la sociedad civil. Pero la fiesta colectiva, el júbilo nacional, total, es necesaria para la redención, integración e identidad de un país. Ninguno pasa sin tener sus ceremonias comunitarias. En mayor o menor grado, pero todos los países celebran y festejan su propia esencia, su modo de ser. Y a su manera.

La sociedad civil huye de sus preocupaciones cotidianas y se encuentra con una de las más grandes manifestaciones íntimas y compartidas: la fiesta pública, el desborde, el espectáculo sin fin, el jolgorio, la música, el grito anónimo, el brindis con el de al lado, tequila, pozole, el rojo de la cáscara del rábano, el verde de la lechuga y el blanco de maíz, el olvido del presente, del ayer y el descuido por el futuro. México desvelado, afónico, inerme, pendiente de la sorpresa. Gregario.

La fiesta vale por lo que borra y por lo que deja. Ojalá que la de ahora mucho borre y deje mucho. Malo y bueno.

Pero no te voy a dejar descansar, licenciado, el problema de México no son sus gobernantes, es la sociedad civil. En Playa del Carmen escuché cómo un buzo trataba a los ejidatarios de la zona de especuladores y rentistas porque toda su tierra es paraíso turístico y vale millones de pesos. La venden para hoteles y otras instalaciones del ramo o para servicios asociados. Viven como los ricos que son y ya no requieren trabajar si no tiran a manos llenas todo lo que cobran.

Veámoslo. Ya se tienen noticias de posible invasión con fines ejidatario-comerciales del la parte playera del Jardín Botánico Dr. Alfredo Barrera, entre Cancún y Playa del Carmen. Esta situación revela problema de la sociedad civil, tal los ejidatarios y los empresarios y con toda seguridad, y repito con toda seguridad, alianza con gente de los gobiernos y los partidos por los trámites, autorizaciones, permisos, y demás gestiones necesarias para el éxito de la invasión, de su paso de ejido a propiedad privada, y de transformación y operación como emporio turístico comercial. Desde luego hay otras complicidades.

Según se mira la empresa privada echa a andar corrupción creciente. Y todo por ganar más dinero. Y la empresa privada o es partidaria o parte de la sociedad civil.

Te conté un ejemplo de cómo nace la corrupción como medio de vida y para operaciones aisladas concretas. Tratan de agarrar nuestro dinero en donde esté. Nos demos cuenta o no. Nos dejemos o no. La sociedad civil, que es de lo que trato en este momento, tiene las manos sucias. En teoría la empresa, los empresarios, debiera alinearse del lado de los buenos. Hay más todavía.

Antes de que lleguen tus amigos, rezó el veterano en plan de abogado. En el Estado de México la legislatura local aprobó reforma legal que impide las candidaturas comunes. Se piensa, por ello, que el gobernador del Estado de México ya logró imponer como sucesor a uno de los suyos; azulatos y amarillejos no podrán tener candidato único. También que el gobernador pagará un precio electoral por el temor mostrado y por haber exhibido las viejas mañas del partidazo. El viejano hizo una larga pausa. Yo creo que el juguete sigue con mucha cuerda. Amarillejos y azulatos no han perdido todavía. Tampoco el tricoloriano tiene por cierto su daño; pero sí, el temor lleva a decisiones políticas costosas y aleja a los votantes.

Se motivó la reforma en un supuesto ciudadano: que las candidaturas comunes confunden a los votantes. Y sorprende por dos motivos: primero no se aportaron para discusión legislativa datos que acrediten la existencia de la confusión, tal sería el número de votos anulados en diferentes elecciones a causa de dicha confusión; o de la torpeza pertinaz y superior de los ciudadanos del Estado de México sobre los de otros estados (que yo desde aquí niego), que los lleva a confundirse, a enredarse; y segundo quienes la propusieron no fueron los partidos que podrían salir perjudicados por las confusiones, sino el beneficiario. Sí, un ejemplo más de que el derecho es solo un instrumento del poder. El viejo mayoriteo… ahora junto al no pasan…

Disminución inmediata en un 40% del presupuesto de los congresos federal y estatales, de institutos electorales y de los partidos políticos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s