Aliados

Publicado: 30 septiembre 2010 de Amado Sosa en Lic. Ubaldo Orozco

El amanuense trató de consolar al viejano. Sí tenemos lectores. Y algunos hasta están de acuerdo contigo. No hagas caso de mi compadre. Resultó en vano. La frustración lo seguía aquejando. Si lo dicho por Chacho salió de su boca no me afectaría. Es inocente. De buen corazón. Sólo echa relajo. Pero fue otro quién le sopló, quién lo aleccionó, y tengo bien fundadas mis sospechas sobre su identidad. Quiere lastimarme y lo logró. Razón de más para estar contento, le dijo el escribano. Como dicen ladran, luego andamos. Le llegó algo de luz a los ojos. Pero no suficiente.

Creí que por su depresión no había sermón, pero el vetusto prefiere perder la comida y la tranquilidad que su voz pública. Y empezó. Entre tanta agua, ahora en Oaxaca, Chiapas y Tabasco más la que queda en Veracruz, hablemos de más buenos.

Las grandes empresas mexicanas, las de mero arriba, no contribuyen con recursos propios al gasto público. Aprovechando facilidades, deducciones, exenciones, regímenes especiales, devoluciones y créditos, filantropía, entre otras, evitan legalmente sus cargas fiscales. Y no voy a entrar a atrevimientos legaloides y menos a la evasión lisa y llana. Quedemos en que sólo abusan de la ley, pero no la violan. Dejémoslas, por el día de hoy, en que son cumplidoras, fuentes directas e indirectas de trabajo, motores de la economía, promotoras de la paz y seguridad, internas, exportadoras, recaudadoras fiscales y filántropos generosos.

Otro tipo de empresas mexicanas. Distribuidoras de abarrotes, vinos, licores, cervezas y refrescos, puestas a manera de ejemplo. Mantienen la vieja de práctica de regalar a sus clientes año con año dinero en efectivo, producto, viajes, refrigeradores, equipo, etc. Así, por abajo del agua, sin repercusión fiscal.

Me hice la semana pasada un chequeo médico, siguió don Puro, en uno de esos laboratorios que bajaron los precios. Pegada había una propaganda que exhibe práctica corrupta: los laboratorios pagan a los médicos que les refieren pacientes entre un 20 y un 50% del costo del examen aplicado. Según su propaganda. En resumen pagamos hasta dos veces por un solo servicio. Y nos quedamos con la certeza de que el médico no otorga recibo fiscal. Sea como fuere: menos ingresos al fisco y mayor costo al usuario.

Pues bien, se enfureció don Puro, aunque no lo parezca, el poder de los capitostes del dinero y el de algunos que no llegan a serlo, pero que se agrupan y son escuchados, es uno de los aliados de la sociedad civil y del Estado en la lucha contra el crimen organizado. Es uno de los del bando de los buenos. Y no por gusto sino por necesidad de paz y seguridad internas para hacer sus negocios.
Sin embargo actuando como lo hacen minan al Estado y la vigencia de su ley. Y de paso la riqueza de la sociedad civil. El vejete volvió a ser el de antes: son tan enemigos de los desapoderados como el crimen organizado. Son del mismo tamaño. Sólo que no se ensucian tanto las manos.

No me van a callar. Que les quede bien claro a mis enemigos. Inútil fue explicarle que no los tiene. Que son sus sueños de grandeza. El viejo estaba enfebrecido y por eso no modifico sus dichos pasados. Pero sí suavizo lo que sigue. E incluso omito algunos de sus comentarios. Muy desalentadores para un pueblo tan sufrido como el nuestro, acostumbrado a las desgracias.

La celebración del bicentenario. Hidalgo. El Padre de la Patria. El vetusto se soltó como un perro de presa. Pero publica, me ordenó, en octubre. Así ofrecí. No me voy a meter con la historia. Ni con la destrucción y muerte que trajo. Ni con su moral. Ni con su ideario político. Sólo con el resultado de su guerra de castas. Fue fracaso. Guerra fallida. Inútil. La independencia de México no fue producto de la guerra de Hidalgo, ni de su continuación; fue otro movimiento el que nos hizo independientes, ¿por qué no podemos tener como símbolo un héroe victorioso? ¿Por qué esa fascinación exclusiva por los caídos? Cuauhtémoc, Hidalgo…

De lo que siguió ni siquiera enuncio el contenido que sólo evidenció lo acorralado que se sentía el anciano por su propia imaginación.

Disminución inmediata en un 40% del presupuesto de los congresos federal y estatales, de institutos electorales y de los partidos políticos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s