Justificaciones

Publicado: 7 octubre 2010 de Amado Sosa en Lic. Ubaldo Orozco

Inició el viejo justificándose ante las muchas críticas por su perorata de domingo pasado. Primero me aplauden y luego me critican. No en mi cara. Les hubiera bastado con oponerse al cambio de fecha y la celebración hubiera sido en septiembre, pero no, sólo me llaman separatista por los héroes a que me referí y antimexicano por hacer caso omiso a sus fecha simbólicas. Tus amigos me desilusionan, cuando están en clase parecen adultos y cuando volteo chiquillos de 5 años.

Aclara don Puro para que no crezcan las acusaciones. Les pedí que festejáramos en octubre para no llevar la contra señalando inexactitudes históricas en medio de tanta pachanga y para tener un poco de tiempo de estudio de la vida de héroes no recordados. E insisto no sólo celebremos a nuestros grandes derrotados. Hay que festejarlos, pero sin dejar a un lado momentos y personas exitosas.

Gritos de muerte y libertad se llamó la serie que sobre la Independencia exhibió Televisa. Con muchas carencias, falta de ilación histórica a manera de ejemplo, y sesgada en la selección de las secuencias filmadas, pero tiene el mérito de presentar otra visión, acercada a lo que pasó. Y uno mayor. Gustó y gusta mucho. Sepan nuestros amos que los mexicanos estamos grandecitos y podemos enfrentar el pasado.

Los historiadores tienen que rehacer nuestra historia; entendiéndola como es: una secuencia del actuar del ser humano con su ambiente. Paisaje, paisanos, vecinos. No es un santoral ni el infierno. Sí geografía, hechos, personas e ideas. Se repite mucho porque el hombre no es una variedad infinita. Es un sí o un no ante cada estímulo del medio ambiente que también se repite. Actúo para mí o actúo solidariamente. No hay más. Pero también la historia es única para el tiempo y espacio de nuestra vida propia.

La historia sirve más de símbolo que de maestra porque no somos capaces de situar nuestro tiempo en uno pasado igual dada la gran cantidad de variables que contienen el medio ambiente y nuestros genes. Con dos excepciones, el pasado más cercano y los motivos y causas de los grandes males. Una revolución. Una guerra. La opresión. Dicho de otra forma la exaltación suprema del interés individual sobre el social.

El infierno es el tormento del fuego, lo peor que imaginamos. El cielo andar de blanco en las nubes blancas, lo mejor que se nos ocurrió. Algo que miramos en el mundo que nos tocó. No algo fuera de este mundo. No algo celestial ni infernal. No hay historia. Son símbolos nada más. Pero son éstos los que nos mueven. Nos motivan.

Andan de pleito otra vez. En campaña. El ganador y el perdedor de las elecciones presidenciales pasadas. Sin cambiar el mensaje. El símbolo. Un peligro que hay que evitar, un ángulo para ocultar la realidad. Un complot sanador, una forma de ocultarse. Tratan de resucitarse uno al otro. A destiempo. Cuando faltan casi dos años para las elecciones. Símbolos sobre los que debemos pronunciarnos, pero sólo si queremos.

Podemos escoger. Votar según los hechos que conocemos. Y hasta el momento oportuno. Y ¿qué dice la historia? La nuestra, la de los pocos años. Que la sociedad civil sí puede elegir a quién quiere y que puede imponerle programas. Eso dice. Y los símbolos dicen lo mismo. Estamos ante otra oportunidad de hacer a uno ganador y a otros perdedores.

Al escribano toca hacer alguna aclaración en satisfacción del viejano que se siente ninguneado. Se han soltado muchas mentiras. Empieza. Que don Puro no existe. Que es un invento de su fantasía. Que es una proyección de sus ideas. Falso. Francisco Villalón, el de la Libre de Derecho, lo conoce y lo llama don Pero y puede dar testimonio de su existencia como también otros varios amigos cuya simple mención llevaría a identificar al viejo. Y eso está prohibido al amanuense. La verdad es que la manía del inmaculado por mantener su nombre en secreto no ayuda a demostrar su existencia. Pero de qué vive, vive.

No olvidemos el primer mandamiento de don Puro. Estamos a tiempo.

Disminución inmediata en un 40% del presupuesto de los congresos federal y estatales, de institutos electorales y de los partidos políticos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s