El más grande de los mexicanos

Publicado: 22 noviembre 2010 de Amado Sosa en Lic. Ubaldo Orozco

Con tristeza don Puro se defendió. Fue una mala decisión parar en Cuernavaca. La salud de Lulú lo requería, pero resultó un infierno. Ya te contaré lo que pase, pero estamos de acuerdo en movernos otra vez. Las mujeres.

Y para acabar con los impuestos te digo lo más nefasto para el país. Creemos que no pagarlos es lícito y normal. Y lo peor: pensamos que la decencia es asunto de prueba. Si no me agarran con las manos en la masa soy un santo. Si me agarran mala suerte, pero de todos modos que me lo prueben.

Esto me lleva a recordar al más grande de los mexicanos. Al que más ha influido en nuestro modo de ser desde el 1821. José Joaquín Fernández de Lizardi, llamado El Pensador Mexicano. El que escribió El Periquillo Sarniento. Ese libro que los mexicanos leían en voz alta para disfrute y aprendizaje de toda la familia. Ese libro que llevamos metido en la sangre y que no nos deja. Para nuestra fortuna.

Según El Pensador la meta de la vida es sencilla. Actuar de forma tal de que estemos contentos con nuestras obras. Así de simple. Se trata de ser y no de parecer.

Pero El Periquillo ha sido nuestro infortunio también. Del mexicano que dejó ha abusado el sistema político que nos heredaron Calles y Lázaro Cárdenas. El del partidazo y el presidentazo. El de la violencia y la corrupción. El de la simulación de la democracia y la justicia social. El sistema inmortal. El fruto maduro de la Revolución que ahora celebramos.

Ya nos lo dijeron claramente. No somos una economía de las que llaman emergentes. Al modo de Brasil, China e India, próximas potencias mundiales, porque la nuestra se encuentra ligada a la de los gringos. Somos el traspatio de los gringos y lo seremos por muchos años. Tenemos que ver la forma de aprovechar esa situación y crecer en vez de padecerla. Por ahora. Como en el caso del presupuesto para el 2011. Más de lo mismo cuando pudo haberse iniciado el cambio que el país reclama. Pero no. Por ahora.

Las oportunidades no son únicas. Se presentan una y otra vez. Y una y otra vez las hemos dejado dejamos pasar. Eso es más doloroso. Ojalá y la desesperación de pedestres y capitostes se contenga otra vez porque Calles y Cárdenas, como los muertos que el Quijote mataba, gozan de cabal salud.

Disminución inmediata en un 40% del presupuesto de los congresos federal y estatales, de institutos electorales y de los partidos políticos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s