Fin de año

Publicado: 21 diciembre 2010 de Amado Sosa en Lic. Ubaldo Orozco

Don Puro, que ya anda a fin de año por lo que a comer de refiere fue muy claro cuando pudo hablar. No tenía motivos de queja. Había inundación de olor a carnero. Y a vino tinto. En casa de mi compadre Chacho, que de generoso se pasa.

El silencio del anciano nos remitió a uno casi completo; hasta que Pati se olvidó de seriedades y nos invitó tortas de romeritos para abrir boca. Fue aquí cuando el viejo retomó la voz. Ya sé que faltan días, pero hoy acabo con lo que tengo para este año. Comamos, primero.

El viejano no aguantó y me jaló aparte. Sé que me consienten, que me dan por mi lado. El carnero no es del gusto de ninguno de la banda, pero lo sirven. Gracias. Es mi capricho. Pero la verdad es que no existe en el mundo nada más sabroso que su pierna enchilada. Le di la razón y lo apresuré. Al grano vejestorio.

Desaforaron al amarillejo Godoy Toscano. El efecto de la medida es muy sencillo: el señor diputado ha de someterse a las mismas leyes que el simple mexicano. El simple mortal. Y qué bueno. El fuero se hizo para proteger las opiniones del diputado contra el poder y abuso del Ejecutivo. Nada más. No para aceptar como representante del pueblo a un sinvergüenza.

El fuero sólo protege al legislador por sus opiniones en la chamba. El fuero lo protege en el ejercicio de su función. No en su soberbia. Y qué bueno que así se sea. Y qué mejor que así se entienda por los propios diputados. Ojalá esta idea quede firme en las leyes y para cualquier evento futuro. Sea del color que fuere.

Hay otro punto a favor del gobierno de nosotros mismos que pretendemos: hasta los amarillejos votaron a favor del desafuero. Pero sí hubo disidencia. Dos que no valen un comentario. Y abstenciones, bastantes, atribuidas a legisladores michoacanos. Éstas no son entendibles. Se plegaron a su dueño, el gobernador hermano.

Pero un legislador ha de votar sí o no. Y no andar en sofismas de abstenciones. Los pagamos, en exceso, por votar y se abstienen. Y esperan que los aprobemos, que en la siguiente oportunidad votemos para que ellos nos representen. No. Si no votan no merecen nuestra consideración. Menos nuestro voto.

La abstención es sólo un forma de burlar la responsabilidad que los legisladores tiene frente a quienes los eligen.

Disminución inmediata en un 40% del presupuesto de los congresos federal y estatales, de institutos electorales y de los partidos políticos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s