Vecinos y gente de aquí

Publicado: 17 marzo 2011 de Amado Sosa en Lic. Ubaldo Orozco

El vecino país del norte nos trae en un brete. Siempre. Expresó el viejillo con calma. Ahora dos situaciones lo actualizan. El incómodo embajador gringo y la criminal operación llamada fast and furious.

El embajador es víctima de las filtraciones de wikileaks. Sus opiniones escritas en informes diplomáticos sobre el ejército mexicano en la lucha contra el crimen organizado salieron a la luz pública y molestaron al ejecutivo mexicano, que ha manifestado de muchas formas y en diferentes espacios su desagrado y falta de confianza en Carlos Pascual.

Un embajador sólo está obligado a guardar las formas, a fingir, pero no a sentir o pensar o escribir de cierto modo. Así que Pascual no incumplió norma alguna, pero fue agarrado con los dedos detrás de la puerta. Él no incumplió las normas. Las incumplieron por cuenta de él.

México se vio obligado a pedir su cambio o remoción fuera de los canales diplomáticos. En la prensa. Y sí, esta petición la dificulta, pero la filtración corresponde a papeles cuya seguridad correspondía garantizar a los gringos. Fallaron. A ellos toca pagar y no sólo dar una disculpa.

Más grave el asunto del contrabando de armas a México, propiciado por oficina gubernamental gringa: ATF, Oficina de Control de Alcohol, Tabaco, Armas y Explosivos. Se trata de actividades criminales en más de un sentido. Los gringos dejaron pasar un número indeterminado de armas con el objeto de seguir su destino y atrapar a los grandes capos del narcotráfico, pero la operación falló y las armas matan y causan daño como las no bendecidas por la ATF.

Aquí preocupa el paso, la circulación y el destino final de dichas armas, no sólo por lo ya dicho sino por el involucramiento que parece necesario de parte mexicana para el éxito de la operación. Por ahora la SRE ha dicho que México ignoraba el contrabando y su destino y pide explicaciones. Peor, ignoramos lo que ocurre en nuestro territorio.

Pasemos a México para entristecernos más, siguió Don Puro. Carlos Slim es el hombre más rico del mundo. Otra vez. Lo que es y representa, la desigualdad extrema, no es orgullo para México sino baldón que siembra males mayores que la simple distribución injusta de la riqueza. 74,000 millones de dólares. Tocarían unos 8 mil pesos a cada mexicano…

Aparte. Pleitazo entre Slim, Telmex y Telcel, por un lado y los otros prestadores de servicios telefónicos, incluidas las dos televisoras, que lo acusan de monopolio y de encarecer el costo, México tiene más caros del mundo, mediante el retardo en el cumplimiento de sus obligaciones de interconexión. Lo dicho no es beatificación de la otra parte, pero el monopolio y el alto costo de los servicios telefónicos son evidentes.

Mal están las leyes y su aplicación que permiten estas dos situaciones. Y seguimos en la próxima entrega con PRESUNTO CULPABLE. La fecha de entrega de este escrito, 10 de marzo, me impide ilustrar al licenciado sobre lo ocurrido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s