Las vueltas del poder

Publicado: 24 marzo 2011 de Amado Sosa en Lic. Ubaldo Orozco

Ninguna gana tenía el inmaculado de exponer su clase. Saboreaba su primera copa de cabernet y no daba luces de empezar. El silencio lo obligó. Igual. La fuerza sobre la razón. La violencia siempre encuentra razones válidas para empezar. Ningún tirano debiera existir. Y no es sólo por los males que directamente causa: avaricia y violencia sobre los prójimos, principalmente, sino por los que provocan, que son más. Se hace una cadena sin fin aparente.

Una salta la vista el día de hoy. El coronel Gadafi. Llega poder en 1969 echando al rey Idris. Lleva casi 42 años arriba del palo encebado. Con tantos hasta el mejor hombre del mundo acaba de tirano. De opresor de los demás. Supongamos que su revolución fue justa y no hizo daño; también en que en algún momento ha recurrido a los males de la tiranía para seguir en el poder. Y partamos de aquí.

Se vinieron encima manifestaciones populares de corte tunecino-egipcio exigiendo su salida. Pronto políticos y militares se adhirieron a los manifestantes y aparecieron visos de rebelión, de ganas de toma del poder, no de sólo correr al tirano y esperar la democracia. Y empezaron con éxito tomando ciudad tras ciudad. Ya en guerra civil, intestina. Por delante sólo les quedaba Trípoli, la capital y último reducto del coronel.

Éste contrata mercenarios, recibe algo de ayuda de algunos países parecidos al suyo y contraataca. Echa por delante el ejército, la aviación bombardea blancos civiles, y recupera terreno. Ah y también pelea como terrorista: infiltra francotiradores en Bengasi, la segunda ciudad del país y capital rebelde, que asesinan, si pueden, al que se atraviesa.

En este punto intervienen las fuerzas de la ONU, un juez de horca, al mando inicial de los gringos, luego de la OTAN. El pretexto: los bombardeos a blancos civiles. La forma de evitarlos: crear una zona de exclusión aérea, en la que no haya vuelos. La realidad: destruir el país. A este momento se habla de más de 10,000 muertos (al parecer sólo de contrarios a Gadafi); de la inutilización de aviación libia, de sus defensas antiaéreas, e instrumentos de detección, con el aparejamiento de muerte de escudos humanos utilizados por el coronel.

Y todavía faltan ataques y bombardeos durante unos tres meses prorrogables porque no habrá soldados invasores.

La cadena de males no acabará aquí. Ni siquiera tres meses después, cuando el país se reinstale en la edad media. Aún habrá más muerte, sufrimiento, destrucción, luchas de poder, opresión, avaricia, rapiña. Se necesitarán más de 25 años para reconstruir el país. A pesar de la riqueza petrolera que será utilizada como botín de guerra o como reparación del costo de la destrucción del país. Reparación de gastos de guerra se llaman.

Y sí, quién bombardea blancos civiles ha de ser tirado del poder. Las cadenas de males empiezan con un acto bueno. Como ves no tiene caso hablar de lo que ocurre fuera, para nada sirve y se carece de información suficiente. Salud, dijo el viejano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s