Vacaciones

Publicado: 17 abril 2011 de Amado Sosa en Lic. Ubaldo Orozco

Todos nos vamos a vacaciones. Cuando menos a Cuernavaca. Este México es un infierno de calor. Y no hay agua. Por todos lados andan pipas para arriba y para abajo. Y eso que éramos un sistema de 5 lagos. Texcoco. Xochimilco. Chalco. Xaltocan. Y Zumpango. Nos sobraba el agua.

Quedan todavía encharcamientos, pero son insuficientes para refrescar la ciudad. Hasta las playas artificiales se tardaron.

Hay mucha tela de donde cortar dijo el viejano con un puro, Bolívar torpedo por más señas, entre el pulgar, el índice y el cordial de su mano derecha. Podemos hablar mal de todos y de todo. Del desfallecimiento de la religión católica. Del dinero que se va a gastar para la campaña presidencial en curso. Del calentamiento global. Del desperdicio de agua potable. De la incapacidad de la autoridades para recuperar el agua de lluvia. Del desinterés activo de la sociedad civil en lo que ocurre. De la multa histórica impuesta a Telcel por la Comisión Federal de Competencia por prácticas monopólicas. Once mil millones de pesos. Un once y nueve ceros. Telcel impugnará y pasarán años enteros.

Y el entorno da para más. Violencia, muertos y más muertos. Clamor ciudadano por justicia y seguridad. Política electoral desatada con algunas batallas decididas ya y otras en curso de colisión. Pereza legislativa. Nueva sede del Senado con acusación de falta de transparencia en el gasto. Parecido al IFE. La guerra de las tes, Televisa y TVAzteca, con su IUSACELL compartido, por un lado; y por el otro Telmex y Telcel, a las que les salió un chipote de tele de paga llamado Dish. La Convención Nacional Bancaria en la que quedó clara la insuficiencia del servicio que presta la banca. Mexicanos trabajadores, pero mal pagados. Siguen los soldados en la calle, y ¿quiénes si no?

Pero mejor vamonos de vacaciones. Yo quisiera amigos, dijo el anciano, que volviendo al espíritu de recogimiento que acompañaba a estos días en la remota antigüedad nos olvidáramos de tanto problema y nos comprometiéramos a descansar y dedicar sólo media hora cada día cuando más nos acomode el silencio a pensar en sólo dos cosas: que en manos de la sociedad civil está el destino de México y en qué puedo hacer yo, precisamente yo, para que la sociedad civil se exprese decisivamente el próximo año, sea con candidatos propios o al menos avalados, para presidente y para legisladores.

Despierta venerable le dijo pausadamente Enrique. Estás soñando. Adolfo que lo miraba con curiosidad le sacó de su sueño, ¿en qué piensas? El viejillo se rio. En qué la grandeza de los pueblos tiene un comienzo. Sí, un día cualquiera de la historia empieza. Un día cualquiera la sociedad civil da un paso adelante y el país comienza a crecer…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s