El show sigue

Publicado: 1 mayo 2011 de Amado Sosa en Lic. Ubaldo Orozco

Hay sucesos que nos hacen soñar. Esta semana que acaba la suerte nos puso dos en la cara. Don Puro echaba más humo que palabras. Parecía tan contento como para decir que ya podía morir en paz, después de haber visto lo que le correspondía.

Lulú está feliz de haber visto la boda de los príncipes de Inglaterra. Le tocó también la de Diana con Carlos. En aquellos lejanos tiempos se la echó completa junto a su mamá. Pensó en la buena suerte de Diana, en lo hermosa que se veía y la falta de romanticismo que ya había. Además en lo corriente que soy y en su mala fortuna que la llevaba a conformarse con tan poco. La envidió porque siente que con una boda en televisión mundial se ha cumplido con el objeto de la vida. Lloró bastante mientras se imaginaba un cuento que la llevaba a tomar el lugar de Diana en el mero momento.

Ahora le tocó verla sin acompañante porque yo seguí durmiendo. Cuando la cama me expulsó salí a caminar por el camellón. Que no fue mala la fortuna que le tocó sino peor. Que además soy un fracasado a pesar de lo mucho que me ayuda y alienta. Y todavía lamentó que haga tan poco estando en mi plenitud. Aquí don Puro recalca que está jubilado por viejo. Lulú acabó triste porque está segura que ya no le tocará otra boda de este tipo.

Otro evento dijo el viejillo entre humo y tos. La beatificación de Juan Pablo II que batalló mucho en beneficio de la humanidad. De la libertad y la justicia sobre todo. A la gran mayoría de católicos les va bien el hecho y qué bueno. A sus enemigos no les parece la beatificación. Unos pocos alegan hechos negativos como que el papa apoyó a Marcial Maciel y a otros eclesiásticos, capitostes y no, tolerando y ocultando sus pecados sexuales, pedofilia el que más; el abandono por parte de la iglesia de diversos grupos o ideas sociales, (mujeres que abortan, homosexuales activos, divorciados, teología de la liberación, sacerdotes casados, etc.), y haber propiciado con sus prejuicios situaciones de injusticia y hasta homicidios (el del arzobispo de San Salvador Óscar Arnulfo Romero). Otros critican la beatificación porque la ven como un acto de proselitismo, como uno de sus muchos viajes. Otros ven el peligro inminente de endiosamiento del pontífice muerto, como ocurre con los santos. En fin hay a quien no le agrada la prisa con que se está procediendo.

Por otro lado ha llegado el momento, dijo el puro de corazón, de que los grupos de personas que se creen católicos y no siguen las enseñanzas de la Iglesia de Roma tales como mujeres que abortan y homosexuales casados entre sí que entiendan que no son católicos porque su conducta no es católica, no porque el papa no quiera aceptarlos. Además ellos no pueden imponer su comportamiento como modelo para otros católicos. No se puede repicar y andar en la procesión. O nos portamos como católicos o no somos católicos… el vivir los derechos humanos es cosa de ciudadanía no de religión. El tema de ésta ya se había metido a la campaña presidencial y ahora lo hizo por otra puerta.

Pero dejémoslo en paz que ahora nos llegaron dos sueños: un mundo con ilusión y religión. Y el viejano terminó su perorata sin siquiera esperar a que ninguno de nosotros dijera una sola palabra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s