Habladas de Don Puro

Publicado: 30 mayo 2011 de Amado Sosa en Lic. Ubaldo Orozco

Pues sí, dijo muy triste el inmaculado. Me hace falta Chacho, tu compadre. Necesito reírme un poco. Que nos acompañe con sus chistes la próxima, sirve de que Pati saluda a mi mujer. Hago algunos comentarios para situar al lector, Lulú es la esposa del viejano y está enferma de cáncer en etapa terminal. Ocultó la naturaleza y estado de su mal para proteger a don Puro, que se aterra ante un resfriado. Durante el año pasado parecía aliviada, pero no, ya es cuestión de meses. 6 a partir de mayo.

Hoy puedo tomar la palabra porque el viejano de la mejora y grandeza de México sólo echó incoherencias e inocencias indignas de transcribirse. En la entrega anterior insistió en su primer mandamiento que considera puede ser el único. Dice así: Disminución inmediata en un 40% del presupuesto de los congresos federal y estatales, de institutos electorales y de los partidos políticos.

El viejillo sostiene que si se cumple este punto México cambia y empieza a ser grande. Es una panacea que sólo requiere la aprobación del presidente de México y de los diputados. Es como si cayera la primera ficha de un dominó con las otra 27, acomodadas verticalmente, una tras otra. Todas caerán.

Algunas medidas que fatalmente seguirían. Los diputados trabajan de sol a sombra y toman el control de país. Disminuyen su número a 300. Los diputados someten sus ingresos al control de la sociedad civil. Desaparecen el Senado como lo conocemos. Disminuyen el costo administrativo del país. Lo convierten en productivo, inventivo, grande y respetado en el concierto de las naciones, Como cada funcionario cumple con su trabajo, no caen en la tentación de figuras onerosas y obstructivas como el referéndum, el plebiscito, o peor la segunda vuelta, o pésimo la revocación de mandato. Destinan mayores y suficientes sumas a la justicia social, a la educación, a la ciencia y la tecnología, a la producción de bienes y servicios. En general los diputados legislan en interés de México y no de los capos políticos y de otra laya. México deja de gastar en príncipes que lo corroen.

Don Puro ha enunciado también otros mandamientos de la reforma política que con gusto doy a conocer:
2.- Candidaturas ciudadanas a todos los puestos de elección popular. Sin más trámite.
3.- La sociedad civil debe gastar su tiempo, trabajo y dinero para echar a andar a México.
4.- La sociedad civil ha de mantener el control del sueldo de los diputados.
5.- Elecciones locales y federales simultáneas. Cada tres años.

Ha sido enfático el viejito. La reforma política requerida por el país es la que está puesta en 5 mandamientos, pero no insiste en ellos ni para reclamar paternidad ni para preferir su idea sobre cualquier reforma que dé poder a la sociedad civil y a los diputados quitándoselo a los partidos y a los capos políticos. Quiero que el coche avance, no manejarlo repite. Estoy dispuesto a sumirme y sumarme.

Aquí está lo que propone como reforma política. En la siguiente entrega les comentaré como se ha referido a otras reformas igualmente importantes. Digo, si a él no se le ocurre otra cosa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s